Importantes pasos hacia la eliminación del roaming en Europa

El roaming en Europa está cada vez más cerca de desaparecer, a la vez que se potencia la neutralidad de la red impidiendo que operadores bloqueen o ralenticen accesos a plataformas como Skype, Whatsapp o tráfico P2P. Hoy mismo Bruselas da un nuevo paso.

A lo largo de nuestra trayectoria no son pocas las veces que nos hemos referido a la paulatina intención de hacer desaparecer el roaming en el continente europeo. Hoy mismo la Comisión Europea aprueba un texto legal que hará desparecer los recargos tarifarios que las operadoras cobran por el uso del teléfono móvil en el extranjero, tanto a la hora de realizar llamadas como por el uso de Internet. La vicepresidenta de la CE y responsable de Telecomunicaciones, Neelie Kroes, ha vuelto a arremeter contra las operadoras, calificando de «irritantes, injustas y caducas» estas prácticas. La propuesta incluye también la eliminación de los costes derivados de la recepción de llamadas en el extranjero. Y todo ello a pesar de las múltiples alternativas que existen hoy en día a la hora de emitir y recibir llamadas en el extranjero sin pagar demasiado por ello.

Por su parte, las principales operadoras siguen en sus trece, alegando que las pérdidas ocasionadas, cifradas en 1.600 millones de euros, frenarán las inversiones en innovación, tan necesarias para poder competir con mercados como el europeo o el asiático, o para consolidar proyectos en auge como el despliegue de fibra óptica.

Paso hacia la eliminación del roaming

En cualquier caso, las compañías que no adopten estas propuestas legislativas seguirán estando sujetas a la obligatoriedad de bajar sus precios en los servicios de roaming que ofrecen, bajadas que llegarán a un 67%. Además, deberán enfrentarse a la libre elección de operador a la que el consumidor tendrá derecho cuando viaje a un país extranjero, pudiendo escoger con qué operador local o del país de origen contratar durante la estancia en el exterior.

La neutralidad de la red, tan tratada también en nuestro blog, vuelve a marcar la actualidad de la agenda europea. Las restricciones que los operadores aplican en determinados servicios afectan al 21% de los europeos que usan la red a través de línea fija y al 36% de usuarios de Internet móvil. Ante este panorama, Bruselas se pone de parte del consumidor y prohíbe tales restricciones. Se añadirá transparencia al asunto, obligando al operador a informar de la velocidad que ofrece al consumidor, y este último tendrá el derecho de rescindir el contrato con la otra parte si la velocidad es menor a la contratada.

Parece que los intereses y derechos de los consumidores son una prioridad en el ámbito de las telecomunicaciones europeas, o al menos este es el camino que desde hace ya bastante tiempo se está trazando. Hoy, se ha dado un paso más en el camino.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.